Contenido

POR Bárbara Mingo Costales

2 Diciembre 2014

Desde Atocha hasta La Casa Encendida me crucé con más rostros de los que podía llegar a ver un campesino medieval en su vida entera. Estaba atravesando Lavapiés para entrevistar a Hervé Kempf, que daba la conferencia “La crisis ecológica” dentro del ciclo El mundo en 2025 , y la idea de la superpoblación me asaltaba desde su manifestación más cañí. La especulación sobre 2025 parece una predicción ambiciosa, pero si calculamos hacia atrás llegaremos sólo a 2005, que fue anteayer. Es posible que aún tengamos en el congelador alimentos comprados en 2005, así que, lo que fuera que Kempf iba a vaticinar en su charla, estaba a la vuelta de la esquina. Puede que lleves esos mismos zapatos cuando tengas que huir de la subida de la marea. Hervé Kempf, periodista y escritor francés de 57 años, lleva casi treinta dedicado a los temas medioambientales. Desde la publicación online Reporterre, fundada por él en 1989, cubre un amplio espectro de noticias bajo las grandes secciones de Ecología, Sociedad, Libertades y Alternativas. La

POR Sato Díaz

26 Agosto 2014

Si comenzara a contar esta historia con un gran plano general de la playa del Postiguet, en Alicante, donde sucedió el infortunio, el espectador no percibiría nada. Fue un instante, y había tanta gente en el agua que ningún individuo prestaría atención al acontecimiento, a pesar de la gravedad de la situación. Y así pasó. Que casi muero y nadie (casi nadie) se dio cuenta de ello. Esto me llevó a plantearme, con mis dos o tres años de edad, el escaso valor de la vida humana, que lo es todo y nada. La muerte allí, a escasos pasos de aquel grupo de turistas alemanas, y ellas sin darse cuenta... Enfoquemos, por lo tanto, para iniciar la historia, a través de un plano general, de esos en los que ya se perciben a los personajes, quitándole importancia al marco en el que se desarrolla. Porque esto ocurrió en la playa del Postiguet, pero podría haber sucedido en Venice Beach, que lo mismo daría. Yo no sabía nadar, pero me adentré mar adentro, como Cristóbal Colón, con un flotador de esos radiactivos que te abraza la cintura. ¡Oh, qué gustito da el agua del mar! ¡Oh, qué escalofríos! Esa sensación que va apareciendo conforme la línea que separa el gas del

POR Anónimo García, Ismael Crespo, Diego Salgado, Ernesto Castro y Juan Soto Ivars

18 Julio 2016

Ernesto Castro: Yo recuerdo un debate muy bueno con motivo de la presentación del libro de Carolina del Olmo Dónde está mi tribu, donde ella decía que el debate actual no está entre nuevas formas de paternidad o maternidad enrollada y el viejo modelo del que trae el pan a casa y de la que cuida al niño, sino en socializar y convertir en un bien común la idea de la maternidad. Cita por supuesto a su maestro, Santiago Alba Rico, que en su libro Leer con niños dice que los niños sirven para hacerse uno cuidadoso, que la posición privilegiada del padre es que por fin ha ido más allá de su visión egoísta y de cálculo utilitario en la vida, y es capaz, de manera altruista, de dedicarse a una persona sin esperar… bueno, esperando que le cuiden y no le metan en una residencia y tal. Recuerdo que una feminista le dijo: ‘hoy la maternidad es prácticamente una esclavitud para la mujer; es como si tú de repente, en mitad del siglo XVIII, dijeras que la recogida de algodón no es algo solo meramente sufriente, sino que nos pone en una situación privilegiada, y el algodón está blandito, y en lugar de abolir la esclavitud hay que

POR Isabel Cadenas Cañón

9 Abril 2016

1. Pisgat Ze’ev es un barrio judío en medio de Jerusalén oriental —Jerusalén palestina—. Es del color inconfundible de los asentamientos, la piedra caliza que se pretende bíblica, la geometría perfecta de las nuevas construcciones y sobre todo eso: las calles nombradas en honor al Tsahal, el ejército israelí. Calle del Comando del Golán, calle de la Patrulla de Jerusalén, calle de las Fuerzas Aéreas. La frontera que la separa de su vecino barrio palestino, Beit Hanina, es conocida por su violencia. Por eso sorprende que ocurriera allí. Fue el verano pasado, en medio de la guerra de Gaza: el Tsahal atacaba la franja por tierra y aire y Hamas respondía lanzando misiles hacia territorio israelí. Mientras en Jerusalén las sirenas sonaban casi a diario y casi a diario la gente corría a los refugios, niños palestinos e israelíes se dieron cita en el límite entre ambos barrios. Iban a jugar al fútbol. En esta ciudad dividida, cuya esencia es la frontera, la posibilidad de que niños de uno y otro lado se junten es remota. A no ser que, como aquellos de Pisgat Ze’ev y Beit Hanina, pertenezcan a la Ligat HaSchunot, la liga de barrios que organiza, desde 2009, un
  • Números primos
    Traduce o revienta
    Bárbara Mingo Costales
  • Antena equatorial
    Voces indígenas
    Fabiano Kueva
  • Moscas y arañas
    Moscas y Arañas #1
    Charlie Mysterio | Javi Bayo
  • Pop goes art
    Performance
    Gerardo Cartón
  • Los desconciertos de EEM Radio
    Maika Makovski
    VVAA
Ver toda la programación semanal
Artes
La sangre que hierve
David Saavedra
Artes
El tenedor y la guillotina
José Manuel Ruiz Blas
Pensamiento
Algunas consideraciones sobre la actual caída libre
Félix de Azúa
Artes
El mundo es una ficción pendiente de lectura
Eduardo Lago
Artes
¿Qué fue del jacksonismo?
Peio Aguirre
Crónica
La grandeza argentina
Martín Kohan