Contenido

Vaya tres cuerdas para un banjo

Radio Player

0:00
0:00

El regreso al rancho, la reincidencia, la vuelta al lugar del crimen, la obstinación deliberada sobre un mismo tema. Este es, en este caso, la balada folk criminal Delia's Gone en sus múltiples mutaciones, partiendo de la versión que hizo Johnny Cash en su regreso triunfal, de la mano de Rick Rubin, con sus American Recordings (1994), hasta sus manifestaciones más remotas (Bob Dylan, Waylon Jennings, The Kingston Trio, Johnny Western, Blind Willie McTell, Harry Belafonte, Blind Blake, Wyclef Jean y la versión comentada por Beavis & Butthead). Todo ello salteado con los poemas del señor Farray (que lleva varios meses encerrado en el granero entregado a la lírica), los desvelos de la Tierra Media de Pepe G. Rubio y las joyitas de la nueva habitante del rancho, Laura Guillén, que invita al porche a Patsy Cline, a los Sheperd Brothers, a los Prisionaires, a Big Maybelle, a Tennessee Ernie Ford y a algún vecino bastante rústico de Barrio Sésamo. Concluimos con un estupro bastante indecente a una versión de Dave Alvin (y las ardillas) y dejamos claro que esto (lo que fuere) no es pop (nunca lo fue).

Sobre este programa

Magazine radiofónico añejo e infame para ser escuchado en un porche, sentado en una mecedora, en bragas o calzoncillos, con un vaso de bourbon y una escopeta, frente a una parcela donde yace el armazón de un viejo y oxidado Ford sin neumáticos.

Colaboran Ignatius Farray, Liza Bassi, Laura Guillén y Pepe G. Rubio.